[M] Ir al Menú de navegación

[C] Ir al contenido

[I] Ir al índice de sección


Calidad turística

tuv


Actualidad

31/07/2013

Balneoterapia para distintas afecciones de origen neurológico

Los tratamientos termales aportan beneficios en los casos de esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson o en la recuperación tras un ictus

Dentro de las patologías de origen neurológico que pueden beneficiarse de los tratamientos termales se encuentran la esclerosis múltiple, los trastornos del movimiento, las enfermedades neuromusculares, algunas afecciones psiquiátricas y las derivadas de secuelas por accidente cerebrovasculares.

Para estos proceso neuropáticos, la mayoría de los tratamientos termales consisten en baños calientes, duchas filiformes, chorros, inhalaciones, compresas calientes y frías, peloides de parafango, rehabilitación con fisioterapia, piscinas activas, etc.

En concreto, la esclerosis múltiple es una enfermedad desmielinizante de la sustancia blanca de los nervios, que cursa en brotes y tiene como secuelas lasitud o debilidad, dolor, fatiga y espasmos.

Trastornos del movimiento y patologías neuromusculares

Como trastornos del movimiento, el doctor Jesús Antonio Llorente González, miembro del equipo médico del Balneario de Fitero, distingue  dos: “La enfermedad de Parkinson, que cursa con rigidez, temblor, acinesia o falta completa de movimiento e inestabilidad postural. Y las distonías o contracciones involuntarias de los músculos, tics…”

Por otra parte, existen varios tipos de enfermedades del músculo o de la unión neuromuscular que pueden tratarse con las técnicas de la balneoterapia. Entre estas patologías se encuentra la poliomelitis o síndrome postpolio, que cursa con atrofia y debilidad de los músculos afectados. Otro caso es el Síndrome de Guillen Barre, una polirradiculoneuropatía inflamatoria de origen desconocido que se manifiesta con parálisis flácida de extremidades inferiores y arreflexia o falta de reflejos.

En este apartado se clasificas igualmente la neuropatía diabética, cuyos síntomas son las alteraciones sensitivas y los dolores urentes (sensación de quemadura dolorosa) en las partes distales de las extremidades; así como el síndrome de piernas inquietas. El último tipo de enfermedades del músculo o de la unión neuromuscular son las neuropatías por compresión, atrapamiento o traumatismo de nervios o plexos que cursan con déficit motor y parestesias (pérdida de sensaciones, hormigueo o adormecimiento).

Afecciones psiquiátricas e ictus

Así mismo, continúa el doctor Jesús Antonio Llorente González, determinadas afecciones psiquiátricas son susceptibles de mejorar con los tratamientos termales, en concreto señala “las distimias, que son un trastorno afectivo de carácter depresivo crónico; la ansiedad generalizada; y el estrés”.

Por último, también pueden ser tratadas con técnicas termales la lesiones o secuelas derivadas de un accidente cerebrovascular, como es el caso del ictus. Cabe advertir que en estas situaciones no se debe acudir al balneario para iniciar la recuperación hasta que hayan transcurridos seis meses desde el episodio.

“En todos los casos, resulta imprescindible pasar consulta médica previa en el Balneario con el fin de que evaluar clínicamente al paciente para luego poder prescribir el tratamiento más adecuado”, recuerda el doctor Llorente.

De manera concreta, el especialista del equipo médico de Balneario de Fitero advierte que “los pacientes cursen con enfermedades en brotes se han de abstener de venir mientras estén con el brote y será más adelante, después de pasar un tiempo, cuando podrán iniciar el tratamiento termal”.

« Volver a la página anterior

 

C/ Extramuros, s/n. 31593 Fitero - Navarra - España - T. 948 776 100