[M] Ir al Menú de navegación

[C] Ir al contenido

[I] Ir al índice de sección


Calidad turística

tuv


Actualidad

19/04/2013

El tratamiento de las afecciones respiratorias, una aplicación menos conocida de la balneoterapia

Gracias a la absorción de los elementos minerales del agua y su efecto directo sobre la mucosa, la balneoterapia ofrece diferentes tratamientos para muchos procesos crónicos del aparato respiratorio.

Aunque se trata de una aplicación menos conocida de las aguas mineromedicinales, el uso de la crenoterapia (conjunto de métodos terapéuticos fundados en el empleo del agua y sus propiedades) se viene utilizando desde antiguo como remedio para las afecciones de las vías respiratorias.

La aparición de los antibióticos y los broncodilatadores en forma de aerosoles no ha restado protagonismo a estas terapias, que continúan siendo efectivas y resultan además menos agresivas, dado su origen natural.

 

Efectos según las característica del agua

En cualquier caso, como señala el doctor Jesús Antonio Llorente González, miembro del equipo médico del Balneario de Fitero, el esquema de tratamiento dependerá de las características de las aguas utilizadas y de las técnicas de administración. “Las aguas clorurado-sódicas radioactivas ejercen acciones resolutivas tónicas, broncodilatadoras y sedantes para la mucosa respiratoria, al tiempo que desensibilizan y restauran el equilibrio neurovegetativo por el efecto del Radón. Por su parte, las aguas sulfuradas, gracias a la acción del azufre, tienen efectos plásticos, antisépticos, relajadores y espasmolíticos de la mucosa bronquial, así como efectos antianafilácticos”.

De este modo, con las aguas mineromedicinales pueden tratarse afecciones tanto de las vías respiratorias altas (nariz, senos y faringe), como de las bajas (laringe, traquea y bronquios). Entre las primeras se encuentran los distintos tipos de rinitis (catarral, congestiva o hipertrófica y crónica o atrófica), la ocena (mal olor o fetidez nasal), la sinusitis crónica, la poliposis nasal y la faringitis. En cuanto a las vías respiratorias bajas, “estos tratamientos obtienen resultados con la laringitis crónica, las bronquitis crónica y asmática y la bronquiectasia o dilatación del árbol bronquial”, detalla el doctor Llorente González.

 

Cuatro tipos de tratamientos

En función de la patología, se aplican distintos tratamientos que pueden clasificarse en cuatro grupos:

    • Estufas o saunas de vapor, naturales o artificiales.
    • Lavados, irrigaciones de nariz y senos.
    • Gargarismos, pulverizaciones y nebulizaciones.
    • Aerosoles: de tipo neumático, ultrasónico, etc.

Balneario de Fitero no sólo dispone de distintas técnicas para tratar estas afecciones, sino que una de ellas resulta especialmente valorada por sus clientes:la estufa general o sauna de vapor natural, excavada en la roca y por cuya pared discurre el agua recién surgida del manantial, lo que crea una atmósfera con una temperatura media de 45 grados y una humedad relativa muy elevada.

En cuanto a las contraindicaciones para someterse a tratamientos de este tipo, además de las generales para la cura termal, en el caso de las vías respiratorias se desaconseja para personas que sufran procesos agudos de rinitis, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), asma severo y fibrosis pulmonar.

« Volver a la página anterior

 

C/ Extramuros, s/n. 31593 Fitero - Navarra - España - T. 948 776 100