[M] Ir al Menú de navegación

[C] Ir al contenido

[I] Ir al índice de sección


Calidad turística

tuv


Actualidad

25/09/2013

Las aguas termales mejoran los síntomas de enfermedades dermatológicas

En las últimas dos décadas ha recobrado popularidad el tratamiento con balneoterapia de procesos dermatológicos

Aunque su empleo se remonta a siglos atrás, la aplicación terapéutica de las aguas minero-medicinales y marinas para afecciones dermatológicas ha vuelto a cobrar auge en los últimos años. No se puede olvidar que ya en tiempos prebíblicos el Mar Muerto adquirió fama como centro para el tratamiento de enfermedades de la piel.

En la segunda mitad del siglo XX, con el desarrollo de la farmacología, la llegada de dermacorticoides, antibióticos y antihistamínicos por vía tópica desplazó el uso de las aguas termales para estas dolencias. Sin embargo, en las últimas dos décadas han recobrado la popularidad perdida.

Resulta lógico entender este resurgimiento después de que distintos estudios de balnearios franceses e israelíes evidenciaran los efectos terapéuticos de las aguas minero-medicinales y de los diferentes tipos de baños sobre las enfermedades de la piel. En concreto, “las patologías que se tratan con éxito son: dermatitis atópica, eczema, prurito, psoriasis, quemaduras y cicatrización de heridas. Si bien estas enfermedades no llegan a curarse por el efecto de las aguas, sí que mejoran mucho sus síntomas”, apunta el doctor Jesús Antonio Llorente González, miembro del equipo médico del Balneario de Fitero.  

Propiedades y técnicas empleadas

Así, los elementos químicos y las propiedades físicas de la aguas de Fitero -cloruradosódicas, cálcicas, sulfatadas y radiactivas- resultan beneficiosos para tratar los procesos dermatológicos citados.

En cuanto a las técnicas de balneoterapia empleadas para estos casos, se encuentran los baños de inmersión, las duchas de contraste, los pediluvios y las saunas de vapor suave.

Por último, cabe recordar que los tratamientos termales “son seguros , eficaces y carecen de efectos secundarios, tanto durante su aplicación como posteriormente. Prueba de ello es el hecho de que se hayan comercializado aguas minero-medicinales en el ámbito de la farmacia y la dermoestética para uso domiciliario”, concreta el doctor Llorente.

« Volver a la página anterior

 

C/ Extramuros, s/n. 31593 Fitero - Navarra - España - T. 948 776 100